PLAGAS (1)

Hoy en dia la agricultura tradicional peca en llamar plaga a todo agente patogeno que se acerque a nuestras plantas, sea cual sea el numero y el estado de su desarrollo. Debe entenderse esto desde el punto de vista productivo, es decir, considerar plaga a un ataque que disminuya considerablemente la producción de nuestra cosecha.
De este modo podemos considerar los efectos producidos por el ataque de ciertos insectos como meras secuelas esteticas, como es el caso de las moscas blancas y minadoras; sin embargo otras como las larvas de lepidópteros (gusanos del cogollo) si debemos considerarlas como plagas, pues afectan enormemente a la producción de flores.
Pero ¿Por qué se producen las plagas? Para que exista ha debido producirse en el ecosistema donde habita algun o algunos desequilibrios que favorecen la proliferación de la misma (por ejemplo: elevadas temperaturas, humedad estanca, falta de predadores naturales, falta de biodiversidad vegetal, sobretodo, uso masivo de pesticidas…). Además las plantas con una salud debil son mas proclives a padecer plagas, asi como aquellas plantas que han tenido un consumo excesivo de nitrógeno.
El factor principal seria la falta de biodiversidad tanto vegetal como animal, ya que sin predadores y otras plantas que comer, terminaran comiendose las nuestras. Este problema lo tenemos en todas las ciudades y cada vez mas en los pueblos, además en el campo el empleo de pesticidas químicos ha mermado a muchas especies protectoras.
Por ello para luchar contra estas molestas plagas vamos a intentar emplear los metodos mas ecologicos y sanos posibles, para afectar lo menos posible a las plantas, al medio y a nosotros mismos, como consumidores finales.

Prevencion de plagas
Un programa de control de plagas debera pensarse como un hecho gradual, cuidando que sea minima cualquier intervención sobre los sistemas de vida, intentando no dañarlos, a la vez que estimularemos los controles naturales que pudieran presentarse. Básicamente tenemos que tener en cuenta las siguientes premisas.
Estimular la salud del suelo: aplicaremos abundante compost o turba, para que nuestro suelo no quede descubierto y para enriquecerlo.
Cultivos entremezclados: si plantamos en huerta intentaremos intercalar variedades diferentes entre mata y mata, ya que esta demostrado que el daño que causan los insectos se reducen a la mitad. Además se pueden emplear determinadas especies que tienen efectos repelentes, sobretodo las plantas aromáticas (lavanda, tomillo, romero, menta, albahaca, ajenjo, basilisco, Artemisa, lengua de perro, salvia, hierbabuena…) a mayor variedad, mayor confusion para los insectos.
Higiene: en la huerta hay que tener mucho cuidado en mantener una higiene adecuada. Por eso es conveniente labrar y arar la tierra para y limpiar rastrojos y malas hierbas.
El cáñamo es una planta muy resistente, ya que la mayoría de las plagas, si no se hacen demasiado fuertes, no son capaces de matar a las matas, aunque las debilitan. Por eso hay que intentar que tengan las menos plagas posibles, pero nos encontramos con el problema de emplear pesticidas o insecticidas, ya que podemos perjudicar tambien nuestra salud, por eso solo pueden fumigarse en el periodo de crecimiento, nunca en la floracion, y en caso de hacerlo, asegurarse de usar un producto que no deje residuo.
El cuidado difiere mucho si se trata de exterior o interior: en el exterior las plagas lo tienen mas complicado para hacerse fuertes porque tienen predadores que las regulan, además de factores climaticos. Pero tambien estan mas expuestas. En interior estan mas protegidas, pero como las condiciones de crecimiento son artificiales, en caso de contaminación del habitat artificial, el ataque es mas duro, porque no encuentra enemigos.